Pueblos Rurales

Cerca de Areco hay tres pueblos rurales escondidos para enamorarse definitivamente del campo, su gente y su gastronomía. ¡Descubrilos!

Vagues

Vagues es un pequeño pueblo rural a sólo 6 kilómetros de San Antonio de Areco, donde el límite con el campo pareciera perderse entre sus calles de tierra y las tranqueras de algunas estancias. Es el lugar ideal para desenchufarse por completo, disfrutando del silencio bajo la sombra de sus árboles centenarios o caminando por sus caminos rurales.

Durante casi 100 años –de 1894 a 1992– el ramal a Pergamino del Ferrocarril General Bartolomé Mitre llegaba a la estación de Vagues, acortando las distancias con la ciudad y trayendo consigo noticias importantes, oportunidades de progreso y viajeros que a veces llegaban para quedarse. Hoy en día, la estación fue restaurada y convertida en un Centro de Interpretación Ferrroviario, con imágenes, objetos y testimonios que nos ayudan a imaginar cómo fueron esos tiempos en que el tren marcaba la vida de nuestros paisanos.

Pero no todo gira en torno a la estación: Vagues también es conocido por su excelente gastronomía y como uno de los destinos de turismo rural con mejor reputación de la provincia.

Villa Lía

Villa Lía es un pueblo rural a 20 minutos de San Antonio de Areco y un gran destino para los que disfrutan del aire libre, las caminatas campestres, los paseos a caballo y la gastronomía bien criolla. Tiene unas pocas manzanas (1 kilómetro y medio de este a oeste y 900 metros de norte a sur) y una sola calle asfaltada. No precisa más.

Los paisanos son gente tranquila y amable, que miran al viajero con curiosidad, como sin entender el motivo de la visita. Es que transcurrieron ya muchos años desde que el tren dejó de pasar por la estación de Villa Lía, aislando un poco al pueblo y alejándolo de la influencia de las ciudades. La estación se puede visitar para imaginar aquellas épocas de más movimiento.

Villa Lía nos invita a vivir una experiencia de campo auténtica. Es uno de esos lugares donde todavía sobresalen las típicas casonas de principios del siglo XX con ladrillo a la vista, donde la gente se saluda aunque no se conozca, donde la siesta es sagrada y donde el caballo es un medio más de transporte, incluso adentro del pueblo.

Las Fiestas Patronales en honor a San José son uno de los mejores momentos para conocer el pueblo. El día del Santo es el 19 de marzo, pero los festejos suelen llevarse a cabo el fin de semana más cercano a esa fecha. Un día para celebrar con lo mejor de la tradición local.

Duggan

Duggan es uno de esos lugares a los que se llega para descubrir el disfrute de las cosas simples de la vida: buena compañía, buena gastronomía y ese inmenso verde que nos hace sentir verdaderamente libres.

Este pequeño pueblo rural de calles de tierra (sólo 1 está asfaltada) se encuentra a solo 20 minutos de Areco yendo por Ruta 8 y es el destino perfecto para una escapa de fin de semana, un día de campo o simplemente para experimentar la vida de pueblo por unas horas. Dentro de Duggan hay restaurantes de comida casera y varias parrillas que nos invitan a probar el tradicional asado criollo.

El pueblo tiene además algunos lugares emblemáticos que no pueden pasarse por alto: su antigua estación de ferrocarril –donde funciona la Escuela Agraria–, su centenaria panadería (¡sus “tortas negras” son famosas en la zona!), la Capilla San Juan Bautista y las dos plazas del pueblo, con sus arboledas y juegos infantiles.

El mejor momento para visitar Duggan es durante las Fiestas Patronales de San Juan Bautista, en el mes de junio, que comienza con una misa para dar lugar a desfiles, muestras de destrezas criollas, bailes con música en vivo y un cierre único por la noche, con una procesión de antorchas.