Areco es Tradición

Te invitamos a celebrar la tradición con bailes, peñas y fiestas criollas durante todo el año.

Capital Nacional de la Tradición

Areco tiene un encanto que resalta sobre otros pueblos porque nos permite vivir realmente el folklore de nuestro campo, donde los gauchos honran la tradición en sus actividades diarias y conviven con los vecinos con una naturalidad que no se repite en otros rincones de la Argentina.
El Congreso Nacional nombró a San Antonio de Areco “Capital Nacional de la Tradición” por lograr mantener intactas esas costumbres, permitiéndonos experimentar la tradición durante todo el año a través de las fiestas, las mateadas, la gastronomía, la música y los bailes.
Es muy común encontrar peñas, guitarreadas y danzas folklóricas durante los fines de semana. El pueblo tiene 11 museos –4 municipales y 7 privados– donde el relato de la historia arequera se ofrece desde perspectivas diferentes. Además, en el Casco Histórico abundan los talleres de artesanos, donde se ven trabajos de distintas disciplinas muy vinculadas a lo tradicional, como pueden ser la platería, la cerámica, la talabartería, el telar criollo y la soguería.
También las pulperías, los bares históricos y los almacenes de ramos generales son un fiel retrato de su cultura criolla: paisanos de boina acodados en la barra, un arsenal de botellas antiguas almacenadas en estanterías infinitas, calendarios de alpargatas, paredes sin reboque y pisos de pinotea crujientes. En Areco, la atmósfera gauchesca está intacta.

Fiesta de La Tradición

La Fiesta Nacional de la Tradición es el acontecimiento más importante del año para el pueblo de Areco y es también la festividad criolla más antigua del país. El día oficial de la tradición es el 10 de noviembre, pero los festejos se viven durante el fin de semana más próximo a la fecha. La fiesta, con entrada libre y gratuita, es un verdadero homenaje al hombre de campo y la oportunidad de Areco para mostrar su identidad al mundo.
El folklore puro y genuino que se expresa en estos días, es lo que convirtió a los arequeros en custodios de las nobles tradiciones que componen el ser argentino. El gaucho, orgulloso del pasado, renueva en la Fiesta Nacional de la Tradición su compromiso por un estilo de vida.
Durante la fiesta, los paisanos, artesanos, músicos, bailarines y artistas se vuelven los verdaderos protagonistas. El Casco Histórico se colma de exposiciones, conciertos, demostraciones, degustaciones, desfiles y peñas. Muchos paisanos llegan desde diferentes puntos del país para participar de esta gran celebración, con una presencia anual de aproximadamente 20 mil personas.

FIESTA NACIONAL DE LA TRADICION 2019

Este año, a 80 años del primer festejo, los eventos más importantes serán:

  • Viernes 08
    20:00 hs. Fogón Surero en el Patio de la Pulperia La Blanqueada.
  • Sábado 09
    14:00 hs. Destrezas en el Parque Criollo
    21:00 hs. Peñas de los 80 años de la Fiesta Nacional de la Tradición.
  • Domingo 11
    9:00 hs. Izamiento de la Bandera en el Parque Criollo
    9:30 hs. Inauguración de la Placa Conmemorativa Monumentos Históricos
    10:00 hs. Desfile de Paisanos por las calles del Pueblo
    14:00 hs. Actividades en el campo de Destrezas del Parque Criollo
    18:00 hs. Peña y entrega de Premios

Fiestas Patronales

A lo largo del año, la tradición se mantiene viva en San Antonio de Areco en cada fiesta patronal en honor al Santo Patrono de cada localidad, donde los paisanos locales junto a las instituciones dan el presente en el desfile que da inicio a cada fiestas.

Marzo – Villa Lía, Pueblo turistico. Se celebra desde 1917, en honor a su patrono San José y es la más antigua del municipio. La fiesta se inicia con una procesión, visita al vía crucis y una misa en la capilla del pueblo y continúa con el desfile de motos, autos antiguos, paisanos y tropillas. Luego se realiza la visita al “Paseo de los Artesanos” y el tradicional almuerzo criollo bajo la arboleda de la plaza principal. Todo el evento está acompañado por juegos, kermeses y recitales de artistas locales y nacionales. El pueblo de Villa Lía, de 1200 habitantes,tiene sólo una de sus calles asfaltada, las demás, conservan el encanto que caracteriza a los pueblos rurales.

Junio – San Antonio de Areco. En honor a San Antonio de Padua, protector de los pobres y los desamparados. Murió a los 35 años, un 13 de junio de 1231; y en su honor se construyó la parroquia San Antonio que se encuentra en la Plaza Arellano. Los festejos se concentran en la feria de artesanos y ofrecen una kermese con espectáculos artísticos y bailes tradicionales. Vale la pena ver la procesión alrededor de la plaza, con los fieles alzando un pañuelo blanco para saludar a la figura del santo. El día finaliza con una misa, un desfile de las instituciones y, en ocasiones, un show de fuegos artificiales.

Junio – Duggan. En honor a su patrono San Juan Bautista de Duggan. La celebración comienza con una misa en la capilla del pueblo y se extiende con las danzas folklóricas, el desfile de paisanos, carruajes e instituciones, los espectáculos musicales y las destrezas criollas (entrevero de tropillas, suelta de pollos, sortija y prueba de caña); para finalizar con la procesión de antorchas y quema de muñeco que simboliza la “purificación” en las personas que lo contemplan, fucionandose de esta manera lo religioso con lo pagano.

Julio – Vagues – En Honor a San Camilo. La fiesta patronal comienza con una misa en el Hogar San Camilo y se extiende hasta la tarde con música en vivo, bailes criollos, pruebas de rienda, carrera de sortijas y cantina a precios populares en el predio de la antigua Estación de Tren.

Octubre -Fiesta del Pueblo. El 23 de octubre de 1730 se establece como fecha oficial de la “fundación” de San Antonio de Areco. Actualmente se celebramos ese día como nuestro aniversario donde el pueblo entero se viste de fiesta. Lo primero es la misa en la parroquia San Antonio, temprano en la mañana. Por la tarde, tanto escuelas como instituciones y paisanos participan del desfile, para culminar en la plaza principal con música en vivo.

El Gaucho

Arquetipo de la vida rural y símbolo de la tradición argentina, el gaucho original era de sangre mestiza –mezcla de española e indígena– y forjó su identidad a comienzos del siglo XVI. En ese entonces, las llanuras rioplatenses se disputaban entre españoles e indígenas y este hombre rural, huérfano de tierra, vivía sus días arriando el ganado cimarrón, cantando su rebeldía y honrando su libertad.
Su figura fue clave en la construcción de la identidad de Argentina, Uruguay y parte de Brasil e inspiró a algunas de las obras más valiosas de la literatura nacional: “Don Segundo Sombra” de Güiraldes y “Martin Fierro” de Hernández. Güiraldes supo retratar su etiqueta con palabras: “La blusa corta se levantaba un poco sobre el cabo del güero, del cual pendía el rebenque tosco y ennegrecido por el uso. El chiripá era largo, talar, y un simple pañuelo negro se anudaba en torno a su cuello, con las puntas divididas sobre el hombro…”
El alambrado, el ferrocarril y la marca de ganado destruyeron su esencia, poniéndole fin a su carácter nómade; pero el progreso no llegó a destruirlo, sino que lo incorporó a la sociedad cambiando algunos de sus hábitos. Hoy quizás se hable más de paisano, pero la fuerza simbólica del gaucho está viva entre nosotros. Nos queda su tropilla, las faenas realizadas a caballo, los juegos de naipes, las payadas, el uso del lazo, la doma y su patriotismo. A su manera, hay gauchos todavía.